Cómo degustar el jamón ibérico de bellota: puntos a tener en cuenta

No todos los jamones son iguales, ni siquiera en lo que respecta al jamón ibérico de bellota.

Así que hoy te damos la bienvenida a este clase maestra asi que aprende a degustar jamón ibérico de bellota como si fueras un profesional en el campo.

No se preocupe, no es tan complicado como parece. Se trata solo de conocer una serie de conceptos básicos y saber que son cosas a tener en cuenta al comprar una pierna negra.

Después de ganar experiencia, ¡ninguna pieza ibérica podrá resistirte! Y te encantará degustar el jamón que has elegido con el mayor mimo. Además, puedes presumir frente a tus amigos. Sabiduría ibérica 😀

Así que… siéntete libre y con tus cinco sentidos alerta (principalmente vista y olfato), ¡vamos!

¿Qué nos dice la apariencia externa de una pierna negra?

Tanto se dice que no hace falta mirar hacia fuera, pero que lo importante y que la belleza está dentro es muy bonito, pero con el jamón ibérico no es así 😉

Es un producto que, si está entero, se vende cerrado (no se puede degustar), y para poder evaluarlo hay que observar atentamente su apariencia externa.

Mantener vigilado:

  • La forma de la habitación: debe ser alargado, contorneado y con un tallo delgado. Estas características son una señal de que el cerdo es 100% ibérico. Las piezas más cortas con patas gruesas indican que el cerdo es ibérico sí, pero … ¿qué tan puro es? Imposible de saber.
  • Zapato: cuanto más desgastado esté el zapato, mejor, porque significa que el cerdo dio buenos paseos en el pasto durante el Montanera en busca de ricas bellotas. De lo contrario, si encuentra un casco intacto o un poco desgastado, ¡corra! Eso será cebo ibérico, pero bellota, nada.
  • La textura y el color de la grasa en el exterior: la grasa del jamón ibérico de bellota debe ser amarillento. sí Un truco infalible para saber con certeza que se trata de una pierna realmente negra es tocar grasa. Deje que su dedo se hunda suave y fácilmente, adelante. Cuando tocas y tu dedo simplemente entra en la grasa, automáticamente tira la pieza antes de darte un cebo de bellota.

El color del casco no es indicativo de la calidad del jamón ibérico.

Entonces, también hay otro factor que puede considerarse un indicador válido de autenticidad de una pierna negra y es el presencia de hongos y moho, ya que también nos brindan información valiosa: proceso de secado del jamón él era lento, progresivo y en una bodega en buenas condiciones. Entonces, si ve moho afuera, no se sienta disgustado. Es que este jamón ha tenido tiempo de convertirse en algo excepcional.

Ya veo, ya veo, ¿qué ves dentro del jamón ibérico de bellota?

Ahora sí. Una vez que se ha analizado completamente el exterior de la pieza, pasamos a dentro. La visión sigue siendo nuestro mejor aliado para investigar en profundidad y no perdernos ninguno.

¡Entonces ven! ¡Empecemos por abrir el jamón y empecemos el espectáculo!

¿En qué debes enfocar tus ojos? En la infiltración de grasa o marmoleado. El marmoleado se debe al consumo de bellotas y al ejercicio que hace el cerdo ibérico al aire libre mientras disfruta de la montaña.: la fase clave de la vida del animal.

también es imprescindible observar los famosos “ puntos blancos ”, es decir, cristales de aminoácidos o tirosina, entonces, como en el caso de los mohos, estas pequeñas manchas “nos dicen” que el jamón está bien curado.

Y, por supuesto, al igual que hizo con la grasa de la capa exterior, debe examinar el color de la grasa interna Ahora eso, debería jugar más por el color blanco (e incluso un tinte rosado) que el amarillo (el color amarillento está asociado con la oxidación y el sabor rancio).

Asimismo, para que la bellota de cebo ibérico sea de alta calidad, el color de la pulpa debe ser de un rojo intenso y brillante, rojo que se acentúa a medida que nos acercamos a las zonas más profundas y limpias de la habitación.

¡Y se acerca la explosión de sabores en el paladar!

Avanza la cata de jamón ibérico y vamos a fijarnos en el sabor.

¡Finalmente, experimentarás una explosión de sabores únicos en tu paladar! Pero espera, poco a poco.

Que te dejamos degustar el jamón, sí, pero solo para apreciar los siguientes elementos que lo componen textura: jugosidad, sequedad y filamentosas.

  • Suculencia: cuanto más jugoso sea, más calidad habrá, obvio. Cuando el ibérico de bellota está jugoso es gracias al efecto estimulante de las grasas y a un contenido equilibrado de sal.
  • Sequía: la sequedad del jamón tiende a aumentar cuando se somete a un tiempo de curación excesivo. Si eso sucede, es una pena porque la pieza pierde no solo su jugosidad, sino también su aroma y sabor, sobre todo en la parte más superficial.
  • Fibrosidad: la fibra se nota al masticar la loncha de jamón y es un signo de la presencia de esta grasa infiltrada (el grano del jamón), y que, como ya hemos dicho, Es una marca de calidad de jamón ibérico.

Sabor y aroma: otros aspectos clave de la degustación del jamón ibérico de bellota

Atención, ya hemos llegado a la etapa más esperada – y última – de la degustación del jamón ibérico: ¡ahora hay que degustarlo con dos lados! 😋

Es hora de que te metas la rebanada en la boca y disfrutes tratando de encontrar todos los matices del sabor de la incomparable pata negra. Entre ellos, el una mezcla de salado y amargo con dulzor, que recuerda a frutos secos (nueces y avellanas), bellotas y un toque de tostado.

¿Entiendes verdad?

Bueno, aquí viene el otro sentido que nos falta, el olfato.

LA Sentir este es uno de los aspectos más complejos. Se siente en la nariz y en la boca tan pronto como comienzas a masticar la loncha de jamón.

Deberías prestar atención a intensidad y persistencia dicho aroma, porque cuanto más intenso y duradero es, mayor es la calidad de la pieza.

Otra vez, los factores que determinan el aroma de una buena pata negra son, Por un lado, alimentar a los cerdos en la dieta montanera , otro, condiciones ambientales durante el curado.

Qué calificaciones se le dan al jamón ibérico:

  1. Bellota: cuando el sabor a bellota se percibe en las lonchas de jamón a temperatura ambiente.
  2. Salado: adjetivo positivo cuando está equilibrado y negativo cuando el punto de sal es excesivo o insuficiente.
  3. Dulce: un matiz particular que se suele encontrar en los jamones envejecidos en bodega durante largos periodos según el método tradicional.
  4. Picante: hay que moderar el toque picante de la sala para no tapar los restantes matices ibéricos. Lo normal es que aparezca cuando queremos acelerar el proceso de curación.
  5. Rancido: hasta cierto punto se puede considerar positivo añadiendo matices interesantes al jamón, pero en exceso representa la nota más baja en la cata de un ibérico.

Y … pedimos disculpas por interrumpir tu Picada Ibérica, pero así, casi sin darnos cuenta, llegamos al final de carrera.

¿Verás? Escribimos al principio, ¡no es difícil ni requiere mucho tiempo! Y lo bueno es que, tras absorber estos principios básicos y seguir nuestras recomendaciones prácticas, Podrás aprovechar tus sentidos para captar la mayor cantidad de matices del incomparable sabor del Jamón Ibérico de Bellota.

Qué te pareció el clase maestra? ¿Le ha resultado útil? ¡Esperamos! Y, si tienes alguna duda, ¡pregúntanos! 😉

Paleta de Bellota 100% Ibérica – Los Romeros de Alanís
Cinco Jotas – Paleta Bellota 100% Ibérico 5J, tramo de 4.5
Cinco Jotas – Paleta Bellota 100% Ibérico 5J, tramo de 4.5 a 5 kg de peso
Jamón de bellota 100% ibérico (7,5-8 kg
En REBAJAS solo HOY

BlendNature Jamonero Tabla Soporte de Madera + Cuchillo de

¿Producto Secreto?

BRICOMIRAS JAMONERO Modelo HUELVA ECONÓMICO, Regalo

LEPANTO JAMONERO Bodega Lacado wengué + Cuchillo + CHAIRA

3 Claveles - Soporte Jamonero Plegable, Giratorio 2